lunes 20 de noviembre del 2017
 
De la calle al escenario teatral Imprimir E-Mail

(14/05/09) 

Texto: Elizabeth Roxana Ita Vejarano
Corresponsal escolar asignada

La nota que debía cubrir sobre los jóvenes que trabajan en la calle me llevó a conocer por casualidad a Yazmín Cuadros, una joven artista que ese día visitaba a sus amigos equilibristas y contorsionistas que aún trabajan en las calles de Barranco, los cuales conoció cuando hacía malabares en los semáforos de la avenida Javier Prado y ahora pertenece al elenco de Vania Masías.

Yazmín Cuadros en pleno acto los palos de fuego
Yazmín Cuadros en pleno acto con palos de fuego

Su historia podría parecer una novela pero es la pura realidad. No cabe duda que su gran fuerza de voluntad, entrega y alegría fueron los pilares que la guiaron desde muy pequeña para convertirse en una artista, que primero se inició en las calles y ahora demuestra su talento en el teatro.

Los mejores recuerdos que le quedan de Lima se ubican entre el cruce de la calle Las Flores con la avenida Javier Prado, donde trabajaba todos los días, desde que cumplió 19 años, para poder cubrir los gastos que le demandaba alimentarse, vestirse y vivir en la capital, en esa Lima a veces caótica y de muchas sorpresas cotidianas.

En ese lugar, construyó por muchos años, un espacio lleno de magia, ilusión y fantasía. Jamás le inquietó el paso de las horas, los días de intenso calor o los de mucho frío, ni los S/ 20.00  o hasta  S/.70.00 que podía ganar en sus mejores días. Sabía que debía tratar con el buen o mal humor de los transeúntes y conductores que querían llegar pronto a su destino, luego de largas horas de trabajo y  tensión.

Fue en la calle donde aprendió hacer malabares y contorsionismo
Fue en la calle donde aprendió hacer malabares y contorsionismo

Yazmín Cuadros, guarda muchas vivencias gratas, como sus clases de ballet clásico en la Escuela Nacional de Ballet; que estudió desde los 9 hasta los 12 años y la beca que obtuvo a los 13 años, para seguir cursos de danza en la academia de Lucy Telge, donde conoció a Vania Masías y de quien recuerda estas palabras: “No me iré del país, trabajaré aquí, quiero tener una escuela de ballet donde estudie gente de todas las clases sociales”.

Mezcla fue la obra de teatro, que luego de pasar un casting, le permitió actuar en las tablas. En ésta hizo contorsionismo y malabares con fuego que fue lo que aprendió en la calle. Mezcla le dejó un mensaje muy claro: “Todos los seres nos debemos querer y respetar sin ningún tipo de distinción” señaló la artista.

¿Qué proyectos tiene ahora? – le pregunto, me expresa que muchos; y en el que está trabajando actualmente, a sus 31 años, es en la obra “Paucartampu” que se estrenó el 15 de abril en el teatro Kusikay del Cuzco, bajo la dirección de César Aedo y la cual se presentará hasta el 15 de noviembre. Ya para finalizar, rápidamente me invita a ver el espectáculo, señalando que me encantará.

micomercio.com.pe

Vota!: / 106
MaloBueno