viernes 24 de noviembre del 2017
 
...y llegaron los carnavales Imprimir E-Mail

Por: Raquel Tineo Ramos
I.E. 2040 República de Cuba
Corresponsal escolar asignada

(07/02/08)

Carnaval peruano
Carnaval peruano
Estamos en  febrero y como es tradición en nuestro país, ya empezaron los dichosos  “carnavales”, debido a la estación en la que nos encontramos. Lima celebraba carnavales desde tiempos muy remotos. Desde los turbulentos años veinte, ya había pomposos bailes de disfraces, y carros alegóricos en las calles, ocupados por reinas de belleza. En las casas de familia se practicaban el juego de agua o los ataques con pintura de colores, batallas de flores, agua y papel picado. Se usaban los chisguetes de éter, los que más tarde serían prohibidos, serpentina, y antifaces.

Los alcaldes prohibían los juegos con agua y permitían sólo el carnaval seco, para tratar de evitar que los más aventados se den el placer y la osadía de bañar a una encopetada dama o un almidonado señorito delante de todo el mundo. Hasta el año de 1958, en que la violencia del carnaval tuvo su máxima expresión y acabó en tragedia. Los servicios se detuvieron, nadie quería salir por miedo a las turbas callejeras, que atacaban a los transeúntes con matacholas, piedras o palos. El entonces presidente, Manuel Prado, con Decreto Supremo N. 348, ordenó se suprima todo juego de carnaval en todo el territorio de la república a partir del año 1959.

Pero actualmente en distintas zonas de nuestra querida Lima, es común ver a grupos de chicos y chicas, en las esquinas de las calles con sus baldes y globos de agua, que no tienen otra forma para divertirse más que el de mojar a las personas que transitan, sin medir las consecuencias. Y si es que para muchos jóvenes es solo diversión, debido a la época de verano en la que nos encontramos, no a todos les es grato recibir uno que otro globazo, y que bueno seria que fuera agua limpia o solo agua, sino que también utilizan pinturas.

El hecho de jugar carnavales no solamente es diversión, sino que también trae sus consecuencias, si bien va desde un juego sano se puede convertir en fatal, si no somos precavidos. Aunque las noticias son claros ejemplos de ello, seamos concientes y hagamos de los carnavales solo pura diversión sana en este febrero de verano.

SEPA MÁS:
En Río de Janeiro, Brasil los desfiles por el carnaval culminaron y la escuela de samba ganadora de esta fiesta fue Beija Flor, que por segundo año consecutivo consiguió el máximo honor. Beija Flor acumuló diez campeonatos desde su fundación, en 1948.

IMAGEN: Luis Felipe Soto 

 

micomercio.com.pe

Vota!: / 3
MaloBueno