lunes 24 de julio del 2017
 
La Búsqueda de la Paz en el Cerro Imprimir E-Mail

Texto y fotos: Marylita Poma Pacheco
Corresponsal Escolar Asignada


(17/01/08)

El Cerro de la Juventud en Chimbote
El Cerro de la Juventud en Chimbote
El Cerro de la Juventud, es uno de los pocos atractivos turísticos del puerto de Chimbote. Fuera de la belleza estética de este cerro, su construcción es una lección histórica que hizo movilizar a más de 27 mil jóvenes de diversas parroquias chimbotanas en 1985 por iniciativa del entonces Obispo de Chimbote Luis Bambarén , cuando la fe era el único refugio a los ataques de Sendero Luminoso y del MRTA.

Bambarén invitó a todos los jóvenes de parroquias, a los centros educativos del distrito, empresas del estado y privadas que trabajan en Chimbote a participar en una jornada para la construcción de una cruz que significaría la paz para el entonces turbio Perú. Todos se comprometieron como ‘Constructores de Paz y Defensores de la Vida’, lema que llevaron hasta 1986 cuando se empezó la primera construcción en el entonces abandonado Cerro de ‘Sider’ (cerca a la fábrica de Sider Perú).

Éste Cerro cuenta con una imagen del Señor de la Vida y un Santuario que lleva el mismo nombre, una catacumba ofrecida a los Mártires del Terrorismo (sacerdotes que murieron por oponerse a la ideología terrorista que aquel entonces invadía Ancash), tiene además un Camino de la Resurrección, una Cruz de la Paz y tiene tres plazas: Del Rosario, Del Niño y de la Amistad. Cuenta además con un fácil acceso: una carretera de 5 Km. denominada la Vía de la Solidaridad.

La primera construcción fue la famosa Cruz de la Paz ubicada en la parte más alta del desolado cerro. Como era la cima y no había un camino de llegada, los jóvenes formaron una cadena humana de 5 kilómetros para trasladar de mano en mano las bolsas de cemento, arena, ripio y los muchos bidones de agua. La cruz lo trabajaron los alumnos del Politécnico del Santa en los talleres de Sima Entel. El traslado de la misma se hizo en un helicóptero de la FAP. y el montaje lo realizó Hidrandina. Todo el trabajo estuvo a cargo de Sider Perú, Sima e Hidrandina.

Por su parte, la imagen del Señor de la Vida fue obsequiada por el artista Agustín Rivas que tras conocer la noticia de la Cruz de la Paz decidió hacer una imagen de madera en una sola pieza. El Cristo de 3.20 metros de alto aparece en la cruz con una mano sin clavar y ese mismo brazo es el que ordena ‘No Matarás’ y señala el puerto pescador. Luego, esta imagen necesitaba de un Santuario donde ubicarla, por ello cinco obreros de la zona se ofrecieron a construir este Santuario con un estilo muy ‘a lo chimbotano’ pues en sus decoraciones reflejan la pesca, el trabajo de Sider Perú y la gastronomía norteña montada en la Ultima Cena del Señor. Se adecuó el ambiente a un iglesia en la cima del cerro por lo tanto cuenta con una sacristía, un altar de mármol y paredes de vidrios que inspiran paz y tranquilidad en lo alto del cerro. El Santuario del Señor de la Vida se nombró así por la imagen sagrada del Señor de la Vida que lleva en su interior.

Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski (polacos) murieron en Pariacoto (ubicado a 1 hora de Casma. Pertenece a la provincia de Huaraz) el 9 de agosto de 1991, tras aplicarle el ‘jucio popular’ fueron asesinados por los senderistas. En un descampado encontraron sus cuerpos con un mensaje: “así mueren los que hablan de la paz” y “los que lamen el imperialismo”. Giussepe Alessandro Dorni (italiano) murió el 25 de agosto del 1991 en una emboscada por un grupo de encapuchados que le dispararon cuando iba en la carretera rumbo a Vinzos (Santa). Bambarén , después de lo sucedido decidió crear en el Cerro de la Juventud unas catacumbas ofrecidas a los Mártires del Terrorismo, esperando el día en que ellos tres fueran canonizados como santos y allí tener sus restos que por ahora están enterrados en los pueblos que murieron. En ese mismo lugar se encuentra un Sagrario un lugar para orar y de descanso para los visitantes.

El Camino de la Resurrección es un recorrido que 15 metros de oscuridad que simboliza la muerte (si te caes o pierdes o te hundes significa la carga de conciencia que hiciste en tu vida), el paso de las tinieblas, luego una luz que significa el perdón de los pecados en el purgatorio y finalmente la llegada al cielo en la resurrección. Cada paso es un espacio diferente que une el Santuario con el Sagrario y la entrada principal. El inicio del recorrido es en el túnel (tinieblas), luego vislumbras el Sagrario (perdón de los pecados) hasta llegar a él y al final llegas al Santuario del Señor de la Vida (el cielo) en el encuentro con la Virgen, Jesús y el Santísimo (imágenes que observas según vas entrando).

 Las tres plazas que tiene son: la del Rosario, del Niño y de la Amistad. Ésta última tiene las banderas del Perú, Chimbote y de la Paz. Alrededor tiene 8 monolitos que simbolizan los diferentes trabajos e entidades de Chimbote acompañada de la imagen de San Pedro (patrón de Chimbote) en su lancha se lee “en adelante serás pescador de hombres”. La Plaza del Niño hay una niña sentada con su muñeca y un niño trabajador de pie con un lema “La familia y la sociedad tienen la misión de ser soporte de la niñez”. Diversos juegos recreativos acompañan esta plaza y en una piedra grande hay un inscripción  “En Chimbote el Niño es el Rey”. La Plaza del Rosario es la más simbólica, es un rosario en la tierra que moldea el mapa del departamento de Ancash. Se levantan columnas celestes que se cuentan como el Padre Nuestro y el Ave María que se debe reza tal como un rosario de mano.

La Vía de la Solidaridad es la carretera que permite el ingreso al Cerro de la Juventud. Esta es la que tiene más anécdotas en su construcción. En ciertas curvas hay piedras con diversos nombres en agradecimiento a todos los que apoyaron para hacerla. El Cruce del Paquetazo, La Quebrada de José Jara,
El Rincón de las Comadres, La Curva de Tomás, La Quebrada de Don,   La Joroba de Sharon, El Taco de Margot, El Hueso de Mejía, El mirador del sapito, La pradera de Bambi, León de Villanueva y Sider Pionero son los nombres más conocidos que marcaron la construcción de esta carretera de 5 Km.

Todas estas construcciones se hicieron con el apoyo de mucha gente y con la esperanza de pacificar y calmar la guerra interna que se vivía. Desde el Viernes Santo de 1989 hasta la fecha miles de chimbotanos se congregan para recorrer en Vía Crucis las 14 estaciones ubicadas en los 5 Km. que te permiten llegar hasta el Cerro de la Juventud. Bambarén hizo este recorrido desde entonces ofreciendo cada año su peregrinación a los diferentes problemas que afronta la sociedad. La historia de la construcción y sus anécdotas son interminables. El ingreso siempre fue libre y desde allí podrás observar una vista panorámica de Chimbote. Turísticamente allí hay mucho por conocer pero históricamente es una lección por aprender.

micomercio.com.pe

Vota!: / 16
MaloBueno